Escudo de Oñati

El escudo de Oñati refleja el final de las luchas entre los señoritos (jauntxos) y el fortalecimiento de la vida municipal. Había dos grupos rivales en Oñati: los Garibai y los Murgia, que eran colaboradores de los Gamboanos y los Oñacinos. Pero había algo que agravaba el problema, los Gebara, de Álava eran jefes de los Gamboa; por dicho motivo, en Oñati se registraron unas luchas diferentes a las de otros municipios. También los dos grupos se unieron para hacer frente al Conde olvidándose de la enemistad que les separó durante siglos, en favor de los derechos del pueblo.

Ese rencor se hacía presente a la hora de crear la corporación municipal: los años pares elegían el alcalde los descendientes de Garibai, y los impares, los de Murgia. Al constituir el ayuntamiento, ya habían desaparecido las dos partes, pero su recuerdo dejó constancia en el escudo que se creó entonces. En la cuarta parte superior izquierda aparece un águila, símbolo de los Garibai o de los Gamboanos, y en la parte de superior derecha, se representa un ciervo, imagen de los oñacinos de Murgia; en la mitad inferior del escudo, en cambio, se puede ver un águila por encima de un ciervo herido en un trigal, zarpeante, como recuerda la tradición, refleja la devastación que tuvieron que sufrir los partidarios del ciervo en una famosa batalla de la Edad Media.